ENFERMEDADES DE CACTUS Y SUCULENTAS

 


Las enfermedades en los vegetales las pueden producir tres tipos de patógenos:

Hongos: estos son los importantes en Cactus y en las demás plantas Crasas.
Bacterias: alguna vez se presenta en Crasas.
Virus: en Crasas son muy raros y difíciles de determinar por los síntomas visuales.
Existen muchas especies de hongos que atacan a las Suculentas. El daño típico son podredumbres, tanto en los tallos como en el cuello a ras de suelo o en raíces.

Las Cactáceas en particular, a veces tienen podredumbres que comienzan en la punta del tallo y que pudre toda la planta.

Las enfermedades principales son:


Fusariosis
Podredumbre del cuello
Pudrición interna
Botritis
Manchas o moteados
Roya
Bacteriosis
• Helminthosporium



PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES

Lo mejor con los hongos es la prevención, porque una vez que aparecen las podredumbres los productos químicos ya son poco eficaces.


Riego. Nada de excesos. Controla que el terreno drene adecuadamente y que las macetas no tengan obstruidos los agujeros de drenaje. Riego mínimo y en caso de duda no riegues.


Elimina las plantas enfermas, excepto si se trata de una planta importante, o que tenga posibilidades de salvarse como un cactus que luego pueda enraizar.


Desecha la tierra y si se vuelves a usar la maceta, ésta debería ser esterilizada.


Evita plantar cactus y otras Suculentas en invierno porque los daños en raíces y alteraciones del cepellón pueden pudrirlo con el agua. Aunque sea urgente realizar el trasplante nunca se recomienda el invierno, sino primavera o verano.


Por la misma razón, cuando hagas un cambio de maceta o trasplante, si observas que en el trasplante el cepellón o las raíces han sido alteradas o rotas, espera unos 10 ó 15 días para regar ya que se puede pudrir.


La utilización de carbón vegetal pulverizado en las mezclas de tierra es un viejo truco natural antipatógenos que se mantiene vigente.


No mojes con el riego las hojas porque favorece a las hongos y su propagación.


Para proteger las plantas de los hongos es muy conveniente que realices fumigaciones preventivas de forma periódica, por lo menos dos veces al año, en primavera y otoño. Por ejemplo con Captan, que es un fungicida preventivo de amplio espectro (vale para muchos hongos).


Riega las plantas Suculentas con agua que lleve fungicida. Sale barato por la poca cantidad que se añade. Evitará infecciones en raíces y cuello. En semilleros, riega también con algún fungicida ya que cuando se declare visible la enfermedad será tarde y acarreará pérdida de plántulas. En un semillero puede terminar con todas ellas en 3 ó 4 días.

 

CURACIÓN



Si no has sido capaz de evitar la infección con los métodos preventivos anteriores, deberás actuar curativamente lo antes posible para que no se extienda por la propia planta ni a las que estén próximas.


En primer lugar, si alguna planta o varias sufren de podredumbre, aíslalos de los demás (si está en maceta se podrá trasladar, plantados en tierra, no, obviamente).


Corta las zonas afectadas hasta que en el corte se vea el tejido verde. Existen polvos cicatrizantes que se pueden hechar en las heridas pero de eficacia relativa.


Si la infección se detecta a tiempo, empleando un fungicida sistémico, suelen salvarse muchos Cactus o Crasas. Ejemplo: Benomilo.


Hay fungicidas sistémicos para aplicarlos al suelo, que lo absorben las raíces y que los distribuyen por toda la planta.


Si finalmente desechas la planta, retira la tierra también.