PROPAGACION

El kiwi es una especie que puede ser propagada de distintas maneras: ya sea por injerto sobre patrón de semilla, o por estacas.

Propagación por semillas: Se usa principalmente para originar portainjertos, y para obtener nuevas variedades. La semilla se extrae de frutos maduros por medio de maceración, pudiendo ser sembrada de inmediato, o dejarse secar al aire y sombra por algunos días. Posterior al secado se tratan las semillas con fungicidas y se guardan en bolsas de polietileno selladas.

Para superar la dormancia se puede recurrir a distintos métodos, como son:

La siembra se puede realizar tanto en canchas como en bolsas, el ideal es que el sustrato presente una Tº entre 18º-24ºC, así la germinación comenzará a partir de la cuarta o quinta semana si la siembra se realizó en buenas condiciones de temperatura, humedad, tipo de sustrato y profundidad de siembra.

Propagación por estacas: Existen diversos factores que se deben considerar en este tipo de propagación, especialmente los relacionados con el enraizamiento, ya que de ellos depende la obtención de plantas, algunos factores son:

Se han obtenido buenos resultados al trabajar con estacas herbáceas que se colectan entre Diciembre y Enero, ya que producen más y mejores raíces; esto último es muy importante porque existe un alto índice de mortalidad de plantas cuando se transplantan desde el mesón de propagación a terreno o a bolsas. Las estacas obtenidas se deben quedar una temporada más en el vivero.

Con respecto a la injertación, ésta se puede realizar en el huerto ya establecido, o también en el vivero. Según Gardiazabal y Saieg, recomiendan realizar el injerto de empalme inglés y el de empalme simple, en los meses de Septiembre y Diciembre respectivamente, ya que con ellos se ha obtenido el mayor porcentaje de prendimiento.

De acuerdo a la época de plantación, el traslado de plantas puede ser a raíz desnuda durante el receso invernal, o necesariamente en contenedores si se realiza durante la época de primavera-verano. Durante el traslado es primordial evitar la deshidratación de raíces y el daño de brotes y hojas, por lo tanto los vehículos de transporte deben presentar una buena protección para el viento.