Universidad de Chile
Ir al contenido
MENÚ
Ir al contenido

Alumni

Egresados de la U. de Chile ganan concurso internacional de innovación del MIT

Egresados de la U. de Chile ganan concurso internacional de innovación

Lucas Amézquita y Tomás Acuña, ingenieros en Recursos Naturales Renovables de la U. de Chile, son parte de "Bloom Alert", emprendimiento a través del cual desarrollaron un software que alerta a las plantas desaladoras sobre episodios de contaminación del mar. El sistema ganó el MIT Water Innovation Prize, certamen que premia a proyectos que buscan una mejor gestión del agua.

Publicado el miércoles 26 de mayo de 2021

Compartir:

"Bloom Alert", un sistema que alerta a plantas desaladoras sobre fenómenos como la marea roja, descarga de aguas residuales y derrames de petróleo, fue reconocido en el prestigioso concurso internacional "MIT Water Innovation Prize", certamen del Massachusetts Institute of Technology (MIT) que premia a proyectos que buscan una mejor gestión del agua, siendo además el único equipo latinoamericano en ganar este reconocimiento.

Lucas Amézquita y Tomás Acuña, ingenieros en Recursos Naturales Renovables de la Universidad de Chile, fueron distinguidos junto al equipo detrás de esta innovación que entrega este servicio de monitoreo e inteligencia sobre eventos que puedan afectar la producción de agua en plantas desaladoras. "En Bloom Alert, a partir de imágenes satelitales, generamos indicadores específicos para la industria desaladora", detalla Lucas Amézquita, a lo que Tomás Acuña agrega que "tomamos la imagen, la tratamos, la ajustamos y entregamos un resultado asimilable para el funcionamiento de la planta desaladora".

El objetivo final de este emprendimiento es entregar un abanico de indicadores clave que permitan mejorar el pretratamiento del agua de mar. Según los ingenieros, esto es de vital importancia para el operador que está en la planta, pues no pueden detener la desalinización del agua de mar, sino continuar el proceso con una menor cantidad de agua. "Es un proceso complejo, donde es muy complicado detener la producción. El objetivo es disminuir el flujo pero no detenerlo nunca", explican.

Cada día, cerca de 300 millones de personas en el mundo dependen del agua desalada para su supervivencia. Este suministro es abastecido por más de 18 mil plantas desaladoras operativas en el planeta. El agua de mar es el principal suministro para este proceso, por lo que la contaminación costera es un constante riesgo a la sostenibilidad productiva de agua desalada.

Se estima que anualmente la industria desaladora pierde hasta 3 billones de dólares por eventos de contaminación costera que no fueron previstos correctamente. Es en este contexto que Bloom Alert resaltó entre sus competidores.

El Water Innovation Prize, impulsado por el Massachusetts Institute of Technology (MIT), otorga anualmente hasta 35 mil dólares a emprendedores emergentes que desarrollen soluciones innovadoras para la industria del agua.

Proyección de escala global

Cabe destacar que Bloom Alert no solo ganó el premio monetario del MIT Water Innovation Prize, también recibió asesoría y mentoría por parte de destacados agentes del ecosistema de innovación durante los seis meses de competencia. “En el proceso pudimos discutir nuestro proyecto con innovadores e inversores de la industria del agua. Además fuimos el único equipo chileno y latinoamericano en participar", indica Lucas.

"Durante la formación pudimos elaborar una estrategia de negocio y maduramos nuestra presentación como equipo. Nos llenamos de ganas de seguir y continuar con nuestro trabajo”, afirman Tomás y Lucas. Tras la obtención de este reconocimiento, Bloom Alert se encuentra trabajando para escalar sus modelos de pronóstico satelital a una escala global y en el desarrollo de nuevos productos.

¿Cuáles fueron sus motivaciones para crear y trabajar en Bloom Alert?

"El trabajo en conjunto por un objetivo en común es lo que más me ha motivado en este emprendimiento. Creo en la capacidad de los grupos y en la sinergia de las personas", indica Lucas.

"En mi caso -y en algo que influye mi formación en Ciencias Ambientales y Recursos Naturales- es comprender de manera profunda cómo la naturaleza conecta todo. El ser humano avanzó mucho en tecnología, extracción de recursos naturales, en generar valores económicos, pero se saltó cómo entender el medio ambiente para trabajar junto a él y estar siempre en una relación dinámica y equilibrada. Esa visión hace mucho sentido a mi trabajo. Entender el medio ambiente a favor de cualquier servicio y proceso es una prioridad", señala Tomás.

Consultados respecto al ecosistema de innovación en Chile y sus desafíos, Tomás y Lucas coinciden en que es necesario un trabajo en conjunto entre todos los actores (emprendedores, inversionistas, mundo público, entre otros): "Los emprendedores hemos demostrado que somos capaces de generar un valor agregado importante a industrias consolidadas. Creamos en nuestras capacidades y hagámoslo todos juntos".

A lo que Tomás Acuña añade la necesidad de una hoja de ruta de inversión común: "El sector público y privado tienen que conversar en las necesidades estratégicas para invertir en innovación tecnológica y no por caminos separados", finaliza.

Compartir:
http://uchile.cl/g176354
Copiar