Morfología
Higuera en la IV RegiónEl hábito de la especie varía según la variedad, desde abierto y con ramas colgantes, o incluso rastreras, a erecto y compacto. Normalmente se desarrolla como un árbol globoso de hoja caduca, aunque en ciertas regiones de América Central se puede mantener siempre verde. Alcanza hasta 10 metros de altura en zonas de condiciones favorables, pero puede adquirir un hábito de tipo arbustivo bajo peores condiciones.

El sistema radicular de la higuera es del tipo fibroso, pero se extiende lateralmente a distancias considerables (11-15 m), y en algunos tipos de suelos puede desarrollarse hasta profundidades realmente sorprendentes. Las raíces son capaces de permitir a la planta sobrevivir en las peores condiciones y adaptarse a suelos muy pobres, salinos, calizos y pedregosos.

El tronco es de madera suave, blanda, de color claro y de poco valor. La peridermis (mal llamada 'corteza') es frágil ante los excesos de sol y se agrieta con facilidad, lo que puede favorecer el ataque de patógenos. Las ramas son de color blanquecino o gris claro. La base del tronco suele poblarse de varios tallos (chupones) que nacen de la inserción del tronco con las raíces y deben eliminarse en invierno para favorecer el desarrollo del árbol.

Las hojas de la higuera son muy grandes (10-20 cm de largo y de ancho), palmeadas y alternas, con un pecíolo largo (2-5 cm) y grueso . Son de color verde intenso y presentan 3 a 5 lóbulos, generalmente divididas y acorazonadas en la base, con nerviación palmeada. Presentan abundantes tricomas (pelos) dándole aspereza al tacto.

Las flores, que se producen en forma continua en las axilas de las hojas de los brotes en desarrollo, están dispuestas en una inflorescencia dentro de un receptáculo. Este receptáculo, que envuelve tanto a las flores femeninas como a las masculinas, crece después de la fertilización y se vuelve muy carnoso formando el fruto falso o sicono (Figuras 4 a 6). En su interior y ocupando la mayor parte de la cavidad se ubican las pequeñas flores femeninas; en la entrada superior, cercanas al ostíolo, están las flores masculinas (Figura 7). Las flores femeninas, una vez fertilizadas, se transformarán en pequeños aquenios (frutos verdaderos secos, indehiscentes con una sola semilla en su interior que está unida a la pared del ovario en un solo punto).

Yemas de higosEl fruto o sicono, después de la fecundación, y en algunos tipos de higuera incluso sin necesidad de este proceso (higueras partenocárpicas), crece y se hace más carnoso, formando el higo o la breva. Los higos se desarrollan en las axilas de las hojas sobre el brote o rama del año, mientras que las brevas se desarrollan sobre las ramas del año anterior.

Morfológicamente, tanto higos como brevas presentan diversas formas, tamaños y colores (amarillo, verde, negro, morado, marrón, rojizo) que se han tomado como base para definir los descriptores para la clasificación de las variedades. En general, las brevas son de mayor tamaño que los higos, menos dulces y más jugosas. Estas características las hacen más apreciadas por el mercado, con mejores precios.