Control de malezas
El control de las malezas ayuda, por una parte, a conservar la humedad del suelo al disminuir la competencia por el agua entre el cultivo y las malezas. Por otra parte, permite disminuir los aportes de fertilizantes. Además, contribuye a disminuir el ataque de muchas plagas y enfermedades de las cuales las malezas son hospederas. Pueden emplearse sin problemas herbicidas de contacto o residuales.